Reglas de circulación que deberías saber.
13/06/2018
8 de cada 10 jóvenes se distrae al volante por mirar el móvil.
27/06/2018
Mostrar todo

Malos hábitos que pueden llegar a dañar tu coche.

SONY DSC

Malos hábitos que pueden llegar a dañar tu coche.

Para que nuestro automóvil esté en perfecto estado y podamos así evitar acortar la vida útil de nuestro coche es necesario cuidarlo y también cuidarnos de realizar algunas acciones que, aunque salgan de manera instintiva, pueden perjudicarnos a la larga y obligarnos a ir al taller.

Seguramente tú también hayas cometido alguno de estos actos, y por eso, empezar a conducir tratando de evitar estos malos hábitos es clave para conseguir tener un coche en perfecto estado durante el máximo tiempo posible.

1. Cambiar de velocidad muy rápidamente. Aunque estés en un atasco, y de repente puedas ir a mayor velocidad, procura no pasar tu coche de 0 a 120 km/h ya que seguramente el aceite y los lubricantes se vean afectados, ya que no habrán tenido el suficiente tiempo para entrar en calor.

2. Detener el motor de golpe en vehículos con turbo. Cuando lo hacemos, en verdad no estamos parando el motor, ya que éste va a seguir girando durante un tiempo y perdiendo velocidad paulatinamente, lo que significa que, si no lo hacemos de la manera correcta, probablemente agotemos antes el aceite y nuestro motor y el turbo termine por quemarse.

3. No utilizar el aire frío en invierno. Si no lo usamos cada cierto tiempo las juntas se resecarán y el coche acabará teniendo pérdidas de gas refrigerante. Por lo que es importante, aunque el instinto nos diga que haga frío, ponerlo de vez en cuando para que el sistema de aire acondicionado se lubrique.

4. Apoyar siempre la mano en la palanca de cambios. Este mal hábito se ha cogido muchas veces hasta por costumbre. Además de suponer un peligro para viajar, ya que lo correcto y más seguro es conducir con las dos manos puestas en el volante, también podemos dañar la caja de cambios.

5. Dejar apoyado el pie en el embrague. Otra costumbre muy común que puede, obviamente, desgastar el propio embrague de tenerlo siempre colocado encima. Hay que procurar poner el pie en el embrague sólo cuando se vaya a utilizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies