Cómo conducir con lluvias fuertes.
25/09/2019
Las novedades de Madrid Central.
11/10/2019
Mostrar todo

Fumar y conducir, por qué no deberías hacerlo.

Fumar y conducir, por qué no deberías hacerlo.

Que una práctica no esté penalizada no significa que no conlleve riesgos para nuestra propia seguridad vial y también la de otros. Y es que fumar y conducir es una costumbre bastante aceptada que nos puede salir caro, y en este post te contamos por qué.

Para empezar, fumar sí nos puede acarrear una multa por parte de la DGT, y no es por el hecho en sí de tener un cigarro, sino por hacer que suframos una distracción. Y es que, dependiendo del agente de seguridad, fumar puede suponer una distracción para los conductores.

Y es que el artículo 18.1 indica que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente en la conducción; así como cuidar la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados”.

Si fumar nos está suponiendo un riesgo al volante, podemos ser sancionados por ello. Esto también se aplica a otros casos como intentar encender un mechero, buscar la cajetilla de tabaco o encender un cigarrillo.

Además, hay que tener en cuenta que al fumar nos tenemos que preocupar de imprevistos como la ceniza, apagar el cigarrillo o mantenerlo sujeto mientras manipulamos el volante que nos podemos ahorrar fácilmente si esperamos a fumar después de bajarnos del vehículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies